El Castillo del Jinquer - AVENTURA MEDITERRANEA SENDERISTA

Senderista
Pasión por la montaña
Aventura  Mediterránea
Vaya al Contenido

Menu Principal:

El Castillo del Jinquer

LOS GRANDES RECORRIDOS > RUTA DE LOS CASTILLOS

EL DESPOBLADO DEL JINQUER EN PLENO CORAZON DELA SIERRA DE ESPADAN



Después de la visita al castillo de Mauz, nos dirigimos a la población de Sueras. Desde el Castillo tenemos sobre dos kilómetros y medio, no tenemos pérdida pues el sendero está bien señalizado. Buscamos el Ayuntamiento para que nos sellen la credencial de los Castillos y explicamos a los funcionarios nuestra odisea, se quedan sorprendidos, que vengamos andando desde Sagunto.

Después de un buen almuerzo, reanudamos nuestra marcha, salimos por el pueblo por la parte suroeste, en busca de una pista con dirección 202 de la brújula. Después de andar un kilómetro por ella, nos desviamos a la derecha por un sendero y una fuerte pendiente. Estamos retrocediendo para buscar nuevamente la pista del GR 36. Andando por senderos muy abruptos y escondidos, a unos cuatro kilómetros y medio, llegamos al collado de pedralva por donde hemos pasado esta mañana, y confluimos con el GR 36. Lo desechamos tanto a izquierda como a derecha, y continúamos por un sendero que nos sale al frente. Desde ese punto andamos sobre tres kilómetros y llegamos al Despoblado del Jinquer.


Si no se conoce la zona, la ruta es complicada de encontrar, desde la localidad de Sueras hasta el despoblado del Jinquer . La travesía se hace por senderos que han sido recuperados por los senderistas. No obstante si estas interesado, el Trak (ruta en el mapa) la puedes solicitar por correo electrónico en aventuramediterranea@gmail.com, aunque es recomendable ir con alguna persona que conozca la zona.


LA MAGIA DEL DESPOBLADO DEL JINQUER Y SU CASTILLO

La sierra de Espadán guarda sitios encantadores, bellos , llenos de historia y misterio,. Uno de ellos, es el Despoblado del Jinquer, lugar mágico en el corazón de Espadán.
             

Como la gran mayoría, los pueblos de la Sierra de Espadán, proviene de un grupo de alquerías musulmanas. Por ello su nombre, que viene del árabe, significa ‘cabaña’ o ‘granero’.

Pertenece al término de Alcudia de Veo y se encuentra a unos escasos 15 kilómetros . Lo encontramos a orillas del río Veo, el despoblado se encuentra en ruinas, pero con un poco de imaginación, podemos trasladarnos en el tiempo y hacernos una idea de cómo sería el Jinquer lleno de vida, con sus gentes, rebaños y los niños corriendo por sus calles de montaña.

Pero todo esto cambió allá por el año 1526, cuando se expulsó a los musulmanes de la Sierra de Espadán. Finalmente, se despobló durante los años de la guerra civil española, 1936-1939. Una vez más, la vida humana ha dado paso a la ruina, y la naturaleza. Hoy se aprecian restos de edificaciones, donde destaca su iglesia. Es el edificio más emblemático del conjunto, de sencilla y humilde arquitectura, de planta rectangular y una diminuta nave. Está en la parte alta del caserío y ha perdido su techumbre. El altar es de estilo neoclásico, sin decoración, en el que en algún momento habría una talla. Aún conserva sus columnas, pero las hiedras hacen acto de presencia, adueñándose de ella. Y aquí, encontramos el Castillo en ruinas. Según los investigadores, no existe documentación relacionada con su origen, no obstante, por sus características se presume que fue una plaza musulmana.


EL CASTILLO: se encuentra a quinientos metros del despoblado, con dirección noroeste 300 de la brújula y 680 metros de altura sobre el nivel del mar. De tipo roquero , sobre un terreno muy abrupto, y por su emplazamiento sobre el curso del río, debió cumplir la misión de vigilancia de este territorio que formaba parte del Alcadiazgo de Eslida que comprendía los castillos de Eslida, Aín, Sueras, Alcudia de Veo y Jinquer. Fue conquistado junto con el resto de castillos por Jaime I en 1242.

El estado del castillo es de absoluta ruina, se pueden observar restos de dos de sus torres y parte de las murallas. Hay que estar atentos, si no sabemos que el castillo se encuentra ahí, puede pasar desapercibido.

Nosotros intentamos acceder a su interior, no encontramos la ruta de acceso. “lo volveremos a intentar”.

El Jinquer se encontraba justo en la zona bélica de los dos ejércitos del Frente de Levante. Sus gentes, una vez más, tuvieron que dejarlo todo para sobrevivir.
Pero esta aldea se quedó allí, fue testigo de una guerra cruenta y si se escucha atentamente, con los ojos del alma, aún tiene secretos que contar al viajero curioso.


Contador Gratis
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal