EL AGUA - AVENTURA MEDITERRANEA SENDERISTA

Senderista
Pasión por la montaña
Aventura  Mediterránea
Vaya al Contenido

Menu Principal:

EL AGUA

MANUAL de SENDERISMO
EL AGUA EN LA MONTAÑA “FUENTE DE VIDA”

La hidratación:

Es aconsejable hidratarse regularmente, incluso antes de tener sed.

No pensemos que la deshidratación, aparece cuando estamos  soportando  altas temperaturas. La deshidratación, es una amenaza constante para el montañero en cualquier entorno  y clima, en la alta montaña, en un clima frio, donde debemos de tener cuidado, posiblemente no nos demos cuenta que nos estamos deshidratando, mal de altura e hipotermia, pueden ser compañeras de la deshidratación. Muchas y varias pueden ser las causas.


No obstante me voy a centrar en un clima Mediterráneo, temperatura desde 20º hasta los 39º y un alto grado de humedad, que en ciertas épocas del año soportamos.
El cuerpo humano está compuesto por un 70% de agua, nosotros “Montañeros y senderistas”, en nuestra actividad de senderismos, solemos andar, subir, bajar, salvando grandes desniveles y terrenos de considerable dificultad,  en definitiva  nos movernos, por lo que perdemos agua de nuestro cuerpo que tendremos que reponer en la misma proporción.

¿Cuánta agua debería beber? La respuesta no es una ciencia exacta, puede variar mucho en función de la situación, altitud, humedad, esfuerzo, temperatura, condición física y sobre todo las necesidades de nuestro cuerpo. El grupo de senderistas que solemos salir habitualmente a la montaña, para una ruta de unos 15 kilómetros y un desnivel de 1000 metros positivos y una temperatura entre 20 grados y 35º, andamos a una media de 3kílometrso la hora,  solemos llevar sobre 2 litros de agua. Yo aconsejo llevar para una salida de estas características, mínimo  3 litros de agua. La prueba es que cuando viene alguna persona que no está muy acostumbra da a este tipo de esfuerzo y clima,  siempre acaba consumiendo sobre 3 litros de agua.

Mi consejo es que lleves agua de sobra, prestes atención a las señales que emite tu cuerpo y poco a poco podrás calibrar el agua que necesitas en función del clima y el entorno.

Advertencia:

Una persona que padece alguna enfermedad crónica relacionada con el corazón, riñón, suelen ser más propensas a sufrir graves daños por una deshidratación.

Síntomas:

Sed, náuseas, dolor de cabeza, “la comida no me entra”, falta de apetito, fatiga,  no puedo dar un paso más, calambres musculares, falta de orina u orina oscura.

Qué tengo que hacer:

.- Buscar una sombra no muy lejana y parar a descansar, si no la encuentras, puedes poner varias prendas de vestir, camisetas o toalla en un matorral y fabricarte una.
.- Reponer líquidos, beber a sorbos pequeños. Si llevas bebida isotónica la combinas con el agua al 50%.

.- En casos de calor sofocante, y siempre que se lleve agua de sobra,   mojar  un pañuelo y ponerlo sobre la cabeza. Cualquier acción que ayude a estabilizar la temperatura corporal.

.- Descansar, hasta que se esté totalmente recuperado.

Se pueden poner en práctica muchas  más acciones, pero estás son


Contador Gratis
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal