Castillo de la Estrella - AVENTURA MEDITERRANEA SENDERISTA

Senderista
Pasión por la montaña
Aventura  Mediterránea
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Castillo de la Estrella

LOS GRANDES RECORRIDOS > RUTA DE LOS CASTILLOS

CASTILLO DE LA ESTRELLA
CAPITAL DEL ALTO PALANCIA
SEGORBE


LA RUTA
Salimos de Castellnovo con dirección Oeste  Suroeste,  justo por detrás del castillo y dejando éste a nuestra derecha, continuamos por los caminos de  frondosas y fértiles huertas, atentos siempre a las indicaciones de Track (plano),  pues encontramos bastantes  desvíos tanto a derecha como izquierda de nuestra trayectoria.
El camino por el que andamos, desemboca en otro  más definido y ancho, enfrente vemos el monte  de la Tejería  con sus 365 metros de altura, lo  tomamos como  punto de referencia  ya que destaca en el entorno. Es  momento  de desviarnos a la derecha,  en poco menos de 500 metros enlazamos con la CV-200.  Desde este punto, nos desviamos a la izquierda. Con mucha precaución, andamos  por la carretera  sobre 1500 metros y entramos  en el casco urbano, no sin antes pasar por el puente que cruza el río Palancia.

SEGORBE CAPITAL DE LA COMARCA DEL ALTO PALANCIA.
Capital de la Comarca del Alto Palancia,  con una población de 9.089 habitantes,  según censo 2013. Se encuentra a 358 metros de altura sobre el nivel del mar, noble, leal y heroica, paso natural desde Levante a Aragón, ventana  abierta a la historia, cultura y tradiciones.
Andando por sus calles, nos trasladamos al pasado.   Hay constancia de presencia humana  desde tiempos prehistóricos.  En la época musulmana tuvo su gran esplendor. Conquistada por Jaime I en 1245, sin emplear  fuerza. Posteriormente,  pasaría a ser sede episcopal, que hasta entonces se hallaba en Albarracín. Muchos nobles la tomaron como lugar de residencia. El Mariscal  Suchet  la ocupó durante  la guerra de la independencia Española. Las guerras carlistas y la  Guerra Civil española causaron graves daños en su patrimonio arquitectónico, cultural y religioso.

Entrada en Segorbe
Ya vemos el monte Sopeña,  rodeado de pinos entre los cuales se deja ver tímidamente los restos de su castillo. Tenemos que preguntar a los vecinos de la localidad que nos encontramos por el camino, como podemos acceder al recinto, pues el entramado  laberintico de sus calles, nos confunden y no llegamos a nuestro objetivo.
Finalmente y con la ayuda de las indicaciones recibidas,  andando por las angostas callejuelas al pie del cerro, damos con la dirección correcta.
Percibimos el aroma característico de los pinos que rodean el cerro. Murallas a la vista, vemos los restos de las últimas construcciones, y  llegamos al  castillo.

EL CASTILLO DE LA ESTRELLA O SOPEÑA:
Buceando en la historia, se dice que el castillo está construido sobre una acrópolis íbera. Después, en la época romana, se construyeron sendas murallas, más tarde, pasaron los visigodos, árabes y cristianos.  El Castillo de planta poligonal, fue reconstruido en  digna fortaleza destacando en ella su alcázar. La fortaleza, fue cedida por el rey musulmán de Valencia Zeit Abu, a Jaime I en 1229,  tomando éste  posesión efectiva en 1245.
Su verdadera importancia, fue en los siglos XIV y XV, sobre todo cuando el rey Martin el Humano fijo su residencia en la ciudad. También residió en dicha ciudad, Felipe IV en 1620.
En Las guerras carlistas, el castillo tuvo su importancia, se reconstruyeron algunos tramos de sus murallas  y se le añadieron nuevas defensas. La guerra de la independencia y la guerra civil,  afectaron gravemente su estructura.
Poco a poco, el castillo fue perdiendo importancia hasta encontrarse en un estado muy regular.
La fortaleza  se levanta sobre la roca natural, siguiendo el terreno con sus desniveles,
Destacando la torre de la cárcel, la encontramos  en la parte antigua de la población, y  servía como protección y vigilancia a una de las puertas de acceso a la localidad, con sus dos plantas y terraza.
La Torre del  Verdugo, según nos cuentan,  antiguamente era la vivienda del encargado de la ejecución de las penas capitales.

SEGORBE ACTUAL
Como he citado, Segorbe es la Capital de la Comarca, y como tal, cuenta con todos los servicios. Encontramos gran oferta en hostelería, restaurantes, hoteles y  casas rurales. Rica en artesanía, si pasas por Segorbe no dejes de comprar un bastón, la alfarería y la bastoneria son sus referentes.
La fabricación de loza para el hogar, cántaros, botijos, tinajas, macetas, barreños, etc. En la actualidad la mayoría de sus  piezas llevan un proceso de elaboración manual y artesanal como antaño, de gran calidad y elegancia.
Y la bastoneria, fabricado artesanalmente con maderas nobles, principalmente  de castaño,  bambú, junco de Manila,  ébano, etc. Podemos encontrar gran variedad en bastones,  desde el garrote típico hasta modelos más sofisticados con empuñaduras talladas y bastones personalizados.

Visitamos
Conjunto de muralla y acueducto, Arco de la Verónica, Torre del Botxí (o del Verdugo), Torre de la cárcel, Castillo de la Estrella o de Sopeña.
Especial mención hay que hacer a su  representativo monumento, a la entrada de toros y caballos, fiesta popular española que se celebra en la localidad, declarada de Interés Turístico Internacional. Fiesta grande  de Segorbe que tiene lugar durante toda la semana del segundo sábado de septiembre a las dos en punto. Las primeras referencias a la fiesta se sitúan en el siglo XIV y está en la costumbre de llevar los toros a la plaza, para su posterior lidia.

A lo largo del año se producen cantidad de actos festivos en la población y pedanías lo que convierten a la zona del alto Palancia en un referente de tradiciones y culturas.

LA GASTRONOMÍA EN ZONAS DE INTERIOR
En Segorbe y su comarca, encontramos gran oferta gastronómica tradicional, El jamón y los embutidos, bien curados, son los productos estrella elaborados en su gran mayoría con productos caseros después de la matanza, tradición que todavía se mantiene en la zona y que se convierte en todo un ritual y punto de partida de muy variados platos. Sus longanizas  butifarras y frituras,  son la base de muchas de las recetas gastronómicas típicas. No hay que olvidar los famosos y tradicionales tombets, elaborados a base de carne.
Especial mención y de gran importancia tienen otros de sus muchos productos como las setas, la olla elaborada con productos de matanza, acompañados con caracoles de montaña,  chuletas  o el jugoso ternasco son platos de primera magnitud. No hay que olvidar las frutas y verduras de sus fértiles huertas. De la fusión de lo tradicional y moderno,  surgen recetas con nuevas tendencias en la cocina Segorbina.

Estamos contentos de haber conseguidos nuestro 14 castillo, y también porque hoy pernoctaremos en la Capital del alto Palancia, aprovechando la oportunidad  para disfrutar  de su hospitalidad y  mencionada  gastronomía.
Merodeamos por el recinto haciendo las correspondientes fotos, para dejar bien documentada nuestra visita a tan ilustre castillo. En esta ocasión dedicamos más tiempo de lo previsto, ya que la circunstancia  lo merece. Desde este magnífico lugar, para el paseo y la meditación, también para la fotografía, contemplamos  hermosas vistas del valle del Palancia,  sierras de Espadán y Calderona,  también de toda la Ciudad, donde destacan las cúpulas de los edificios religiosos y el laberinto de sus calles.
Muchos monumento, torres, arcos, puertas de acceso al recinto amurallado, la catedral, el seminario, el mismo Ayuntamiento, son monumentos dignos de visita en Segorbe, pero nosotros tenemos que seguir nuestra ruta, nuestro objetivo. Así que hoy dormiremos aquí, para mañana continuar nuestro camino.



Resumen de su historía partir de la conquista:

Segorbe fue conquistada por  Jaime I en 1245, siendo sede episcopal. Fue residencia de los Reyes de Aragón,  María de Luna y Martín el Humano. En el siglo XVII el duque de Segorbe abandonó la propiedad y pasó a manos de los duques de Medinaceli.
Se derribó en tiempos del obispo San Ahedo, entre 1784 y 1786,  y con sus materiales se construyó el hospital de Segorbe.
En el siglo XIX con motivo de las Guerras Carlistas se levantan dos recintos de nueva planta.
En la comarca del Alto Palancia, especialmente en la Sierra de Espadán, encontramos un gran patrimonio  militar de la guerra civil española, especialmente sus trincheras y refugios hoy en día, bien conservadas.  Segorbe tuvo un gran movimiento político y militar en los 3 años de conflicto de la guerra civil, tras la contienda, el patrimonio histórico arquitectónico sufrió grandes desperfectos.

Lugares a visitar.
Mucho se puede hablar de Segorbe, chorros de tinta bien empleados y gruesos tomos para recopilar su historia pero como dijo un ilustre, eso es harina de otro costal. Nosotros nos ceñimos al guión,  hoy hemos finalizado la 4ª etapa con 27,39 kilómetros y un desnivel positivo de 862 metros y 986 de desnivel negativo, nos retiramos a nuestra morada, mañana iremos en busca del siguiente castillo. El nº 15.


CURIOSIDADES

LA LEYENDA DE SOPEÑA Y LA PIEDRA DEL GUITÓN
En la parte más alta del cerro, llamado Sopeña, se encuentra  el Castillo y palacio ducal, destruido en el siglo XIX, para convertirse posteriormente en un parque hoy conocido como Sopeña.
Cuenta los viejos del lugar, que dada la categoría episcopal de la ciudad,  fue  residencia de numerosos canónigos, hombres de culto y estudiosos de varias materias. Uno de ellos, gustaba pasear por los varios senderos que cruzaban dicho cerro, buscando la calma y la serenidad,  para fortalecer su concentración al objeto de rendir  más en sus estudios teológicos en los que siempre se hallaba inmerso.
Un día que el canónigo disfrutaba de uno de esos paseos que daba habitualmente ,  de pronto, la paz de aquella tarde otoñal se vio interrumpida por un tremendo estrépito. Posiblemente fue debido a las intensas  y repetidas lluvias que habían tenido en la localidad los últimos diez días. El canónigo, pudo observar que una gran peña se había desprendido de la montaña y rodaba monte abajo arrollando todo a su paso y con tan desafortunada circunstancia que su dirección era el lugar donde se encontraban los otros sacerdotes, inmersos en el estudio.
Él, sorprendido de la visión y sopesando las circunstancias que se podrían derivar, no trato de huir ni ponerse a resguardo, con fuerza y decisión, alzó la voz al tiempo que señalaba con su brazo extendido  el pedrusco, y gritaba con todas sus fuerzas ¡SO PEÑA! . Al instante dicha peña se detuvo, pasados unos minutos y asegurada la piedra en el sitio que se clavó, el clérigo continúo con su paseo. Ante la sorpresa de sus vecinos que habían sido testigos de este acontecimiento, fueron muchos segorbinos los que acudieron al lugar para ver de cerca la gran roca. Por dicho acontecimiento, el paseo recibió el nombre de Sopeña.
En cuanto a la roca allí sigue y es conocida coma la piedra del Guitón.


Contador Gratis
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal